Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

Mis Chicas

  No suelo hablar mucho de mi vida privada, pero voy a hacer aquí una excepción para publicar en este espacio unas fotos de mis "novias" como diría mi madre, o de mis fieles compañeras de fatigas, que diría yo. Con unas he tenido una relación más duradera que con otras, con otras una relación menos durarea en el tiempo pero quizás más intensa, pero lo que si es seguro es que con todas sigo guardando relación y con todas me sigo llevando bien y a todas sigo "montando"... aunque a algunas de ellas sólo sea para recordar viejos tiempos.

  Pongo una relación aquí de mis chicas, ordenadas por edad, o lo que es lo mismo, de mis relaciones con ellas, de las más recientes a las más antiguas.

  Sirva esta página para manifestar un grato recuerdo de todas ellas:

"El Percherón" (Abril del 2014)

  Después del robo de Bucéfalo, tras nueve años de muchos viajes con él, tuve que hacerme con otra compañera de aventuras, y aunque estuve mirando alguna Koga, el presupuesto y la incertidumbre de se iba a poder seguir realizando cicloviajes de forma habitual, hicieron que la balanza se inclinara por la Orbea Travel H10 añadiéndole el "Pack Touring" que implica mejores transportines Tubus tanto delantero como trasero, y una horquilla rígida; además, opté por frenos V-Brake en lugar de frenos de disco hidráulicos, para ganar más en sencillez. Las características del "Percherón", o sea, de la Orbea Travel H10, tal y como la encargué, son las siguientes:

Cuadro Orbea Travel
Horquilla Orbea Alumium Rigid
Platos Shimano T551 26x36x48t
Piñones Shimano HG50 11-36 10-Speed
Dirección 1-1/8" Semi-Integrated
Manillar Orbea Riser Alu 600mm
Potencia Orbea Adjustable Alu
Manetas Shimano Deore M591
Cambios Shimano Deore M593 Shadow
Desviador Shimano XT M780 31.8mm
Cadena Shimano HG54 10-Speed
Rueda Orbea Alu 28" DW Disc
Cubierta Vittoria Randoneur Trail 700x38
Pedales VP-X93
Tija Sillín Orbea OC-I 31.6x400mm
Sillín Selle Royal Respiro
Guardabarros Orbea Black
Luz Delantera Micro FF Auto
Luz Trasera Basta Riff
Dinamo Shimano Alfine Dynamo
Soporte Ciclo Tubus Front
Transportín Delantero Tubus Lowrider Ergo
Transportín Trasero Tubus Logo
Frenos V-Brake Shimano


Excalibur (Febrero del 2011)

  Al empezar el año 2011 iba notando un ruido raro en la bici de carretera que utilizaba, "La Flaca", no sabía de qué era, hasta que un día me dio por ponerla patas a arriba y me di cuenta que tenía una grieta debajo del cuadro y que iba a más, así que desde ese día me dió miedo seguir montando en ella no fuera a ser que en alguna bajada el cuadro se partiera y yo mordiera el polvo, así que quité a "Platero" del rodillo y puse en su lugar a "La Flaca", para seguir utilizándola hasta que la grieta fuera a más, aunque como tampoco utilizo últimamente el rodillo mucho, no iba a ver mucho problemas.

  Desde entonces empecé a buscar bici para comprar una, y tuve la suerte de que el amigo Edu, conocía a uno de su pueblo, de Villafranca que tenía dos bicis y quería deshacerse de una de ellas, y como el me dijo que la bici la conocía y estaba muy bien pues no me lo pensé, me fui hasta su pueblo y la acabé comprando.

  Se trata de una Specialized Tarmarc, de carbono y montada completamente en ultegra, con ruedas ksyrium, y tija, potencia y manillar de carbono, o sea, un auténtico pepino, una pedazo de máquina, al menos para mi que no subo ni una tachuela, o dicho de otra forma: "Demasiado máquina para tan poco motor". Con bonitas formas, liviana y veloz, corta el viento como una  espada, de ahí lo de bautizarla como "Excalibur", en homenaje a la espada del rey Arturo.

  Desde Febrero del 2011, que fue cuando la compré, es con la que hago las salidas rutinarias, y si no hay ningún problema, ninguna desgracia, espero tener bici para mucho rato, aunque quizás le acabe cambiando los platos y les ponga unos compact.

La Flaca (Abril del 2004)
  Como el pobre "Platero" estaba ya muy renqueante, y hasta algo oxidado, decidí comprar una bici de carretera de segunda mano, para los fines de semana que venía de Sevilla a mi pueblo, con el fin de no tener que estar siempre transportando la bici de montaña, así que compré esta bici a Joaquín, uno de los integrantes del club ciclista de Azuaga, una "BH Ventoux", montada en Ultegra, una auténtica revolución para la antigualla que yo tenía de bici, o sea, "Platero". La diferencia entre una y otra es  como la noche y el día, aunque al final en ambos casos lo que se necesitan son piernas para moverla, pero no hay color entre una y otra.

  Durante unos años, mientras trabaja en Sevilla, sólo la utilizaba cuando venía algún fin de semana al pueblo, o en las vacaciones, porque en Sevilla utilizaba la de montaña, a  "Bucéfalo", cuando salía los fines de semana con el grupo de los "Toros Bikers". pero después, cuando me vine definitivamente al pueblo a trabajar, y más concretamente después de aprobar las oposiciones, fue la bici que cogía asiduamente, pasando la bici de montaña, o sea, "Bucéfalo", a un segundo plano, y tomando únicamente protagonismo a la hora de hacer las rutas cicloturistas.

  Al estar acostumbrado a la bici de montaña, mucho más pesada, con cuadro y ruedas más gordas, al coger esta bici de carretera, tan delgada y ligera, no se me ocurrió otro nombre que bautizarla como "La Flaca".

Bucéfalo (Mayo de 2003)

  El tiempo y los kilómetros pasan y acaban dejando factura, y como diría aquel refrán: "Carrera que da el caballo, en el cuerpo la lleva", así que para el reto que me había propuesto, no podía jugármela con "Babieca". Me había propuesto en este año hacer la "Transpirenaica", o sea, la travesía de los Pirineos en mountain bike, de este a oeste, del Mediterráneo al Cantábrico, y para eso necesitaba una bici más segura, sin achaques, que no me dejara tirado en la primera bajada pedregosa, así que aunque no me deshice de mi anterior bici de montaña, la cual sigo aún conservando (ahora también la llamo, como dirían los "Toros Bikers", la "putita", porque la acaba montando todo el mundo; cuando un compañero se queda sin bici, o no tiene una bici apropiada para hacer ciclotursimo, les dejo a "Babieca", les dejo que la monten sin problemas, y ella se deja hacer sumisamente).

  Esta MMR es de segunda mano, pero sin apenas uso, y ya la conocía de sobra, porque era la bici de mi "tendero", o sea, de Rafa, de la tienda de Biciclos en Sevilla, y en alguna que otra ocasión, cuando no me tenía a punto mi bici, me dejaba la suya, o sea, esta MMR para que saliera el fin de semana, o como aquella vez que subimos al puerto de las Palomas para ver pasar la vuelta a España.

  Desde entonces esta es mi fiel compañera en los viajes cicloturistas, con ellas he llegado a París, a Roma, a hacer la Diagonal Ibérica (desde el Cabo de Gata en Almería a Finisterre, en Galicia), a recorrer Portugal de Sur a Norte, o a hacer la Costa Atlántica Francesa, de norte a sur, entre otras, así que si bien económicamente no vale mucho porque ya está un poco mayor, sentimentalmente tiene un gran valor, y lo que es más, aún me da el apaño.
  Con esta bici también he corrido clásicas como los "101 de Ronda", o la "Sevilla Extrem", o la "Sierra de Paterna" y aunque ahora en el pueblo, uso más la bici de carretera, de vez en cuando la sigo utilizando para matar el gusanillo de la mountain bike.

  Actualmente lo único que conserva de la bici original es el cuadro, el resto lo he ido sustituyendo poco a poco, con forme ha ido desgastándose/estropeándose.

Babieca (Febrero de 1999)

  Con esta BH, réplica de la del "equipo Coronas", me inicié en el mountain bike y en el mundo del cicloturismo del que tanto he aprendido, del que tanto me ha dado a conocer y a través del cual he vivido unas magníficas experiencias y con el que espero seguir disfrutando. 

  Con esta bici, a la que bauticé como "Babieca", como homenaje al caballo del Cid Campeador, realicé mi primer viaje cicloturista, que no podía ser otro que el célebre "Camino de Santiago", en compañía del amigo Paco. Después haría otros viajes cicloturistas en solitario, como el "Camino del Cid", algunas de las rutas del "Legado Andalusí", el tramo entre Mérida y Astorga, de la "Vía de la Plata", etc. Con ella además, participé en un par de ocasiones en los "101 de Ronda", en la primera ocasión cuando sólo eran 101 km, y en la siguiente cuando ya eran 120 Km.

  Con "Babieca" también conocí al grupo de los "Toros Bikers" en Sevilla, con los que tanto he disfrutado, con los que tanto me he reído y de los que tanto he aprendido. Ellos la llamaban "Plomo molinero", siempre me decían que cuando iba a cambiar de bici, pero costaba trabajo desprenderse de ella, con la que había tenido una relación tan intensa, de estar pedaleando hasta 8 horas diarias en rutas cicloturistas, de cruzar montañas, ríos, llanuras, de dormir al raso bajo un manto de estrellas, de pedalear durante muchos kilómetros bajo la lluvia, o incluso bajo la nieve como aquella vez que llegué a Salamanca, con el frío y con el calor, y sobre todo porque lo mío era intentar disfrutar, no competir, que para eso ni valgo ni tengo motor...

Platero (Verano 1991)
  La "Torrot Colombia", fue la primera bici que compré, después de terminar la diplomatura de informática en Cáceres, con el poco dinero que me quedó de la beca que tuve eses año y con los escasos ahorros que tenía. La verdad es que al principio fue un calvario, porque tenía una ruedas raras, unas híbridas, y siempre que salía acababa reventando la rueda, porque la cámara siempre acababa saliéndose por un lateral de la cubierta hasta que la llanta le 'pegaba' el pellizco y explotaba. Acabe cambiando las ruedas y se solucionó el problema. 

  Cuando me fui a Sevilla para continuar con los estudios, la utilicé para desplazarme por la ciudad; después la utilizaría también en la época en que estuve haciendo la "Prestación Social", también en Sevilla, en la zona de la Alameda de Hércules, así como para ir al trabajo en los primeros años, y por supuesto, también para salir a hacer deporte, o sea, una auténtica "multiusos".
Es una reliquia, con los cambios aún en el cuadro y con los rastrales en los pedales, aunque en el último año que estuve montando con ella le acabé comprando unos pedales automáticos, y por supuesto, puro hierro, un "plomo molinero".

  Aunque la compré en 1991, la bici era ya más antigua, debería de ser un modelo de los años 80, así que por eso me salió tan baratita...